Viacrucis

De la degradación de la imagen digital desde la captación hasta la mirada del espectador.
Por Alfonso Parra AEC, ADFC

Dentro del trabajo que los directores de fotografía desarrollamos tiene especial relevancia la preocupación por intentar que los espectadores vean la imagen lo más parecido a como nosotros la concebimos, y en esta preocupación, hemos encontrado, en el pasado y en el presente nuestro particular viacrucis. En los tiempos analógicos mostrábamos nuestro trabajo en el laboratorio, en la tercera o cuarta copia, porque sabíamos que solo ahí se iba a ver nuestra imagen en condiciones. Una vez aprobado el positivo, se procedía a tirar las copias, las cuales no siempre se hacían en el positivo elegido por nosotros algo que ya introducía modificaciones en el color y la densidad de la copia. Si bien es cierto que en algunos casos podíamos controlar la copia de estreno y hacerlo en el cine donde se iba a dar la proyección, nuestras copias salían finalmente al exterior y eran proyectadas de formas muy distintas, proyectores que no tenían el suficiente amperaje, lentes de proyección en malas condiciones, ventanillas de proyección equivocadas que cambiaban el formato concebido en el origen o simplemente la copia había pasado ya tantas veces por el proyector que apenas si era un fantasma de la propuesta original.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es boton-descargar-pdf.png

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *